Etiqueta: Metro

Dropbox ya está disponible para Windows 8

Dropbox-Metro

Windows 8 lleva ya algunos meses entre nosotros y, como es lógico, son muchas las aplicaciones y los servicios que han ido adaptando su software al interfaz Metro del nuevo sistema operativo de Microsoft. Sin demasiada fanfarria, ha llegado a la Windows Store la traslación a Windows 8 de uno de los servicios de almacenamiento en la nube más populares entre los usuarios puesto que Dropbox ya está disponible como aplicación Metro.

El cliente de Dropbox para Windows 8 ya está disponible en la Windows Store y, como cabe suponer, está disponible tanto para equipos con Windows 8 como equipos con Windows RT. La aplicación, desde el punto de vista visual, es muy atractiva y, por lo que se puede ver, está muy orientada al control táctil.

Con esta aplicación los usuarios podrán navegar por el contenido remoto que tienen almacenado en su espacio de Dropbox, de la misma forma que podríamos hacerlo con la aplicación para Android o para iOS, es decir, podremos visualizar nuestras carpetas remotas y su contenido. Además, podremos realizar búsquedas, abrir y editar documentos compatibles con la suite Microsoft Office o compartir contenidos a través del correo electrónico o nuestros perfiles en redes sociales.

La versión Metro de Dropbox no da mucho más de sí puesto que parece concebida para ahorrarnos el paso por el navegador ya que la sincronización de ficheros, por ejemplo, sigue siendo competencia exclusiva de la aplicación «clásica» de escritorio (la que genera una carpeta Dropbox y sincroniza su contenido con nuestro espacio de almacenamiento). De hecho, para subir archivos a Dropbox tendremos que pasar por la web o bien usar el cliente de escritorio porque tampoco es una funcionalidad soportada por la aplicación Metro.

Dropbox-Metro-2

¿Y para qué lanzar esta aplicación Metro? Teniendo en cuenta que podemos usar el cliente «clásico» de escritorio, la versión Metro de Dropbox tiene como objetivo principal salvar el gap existente con Windows RT ya que, hasta ahora, no era posible trabajar con Dropbox en esta plataforma salvo que pasásemos por la versión web y, gracias a este cliente, al menos se podrán visualizar las carpetas y archivos almacenados en la nube así como descargar los contenidos que necesitemos.

En términos generales, la versión Metro de Dropbox es excesivamente espartana aunque es de suponer que, conforme pase el tiempo, el servicio irá añadiendo nuevas funcionalidades que le permitan unir, bajo una única aplicación, el cliente clásico con esta presentación al estilo Metro.

 

FUENTE: ALT1040

 

Windows 8: Sus versiones y novedades

microsoft-windows-8

El pasado viernes 26 fue el lanzamiento de forma oficial de Windows 8, el último sistema operativo de Microsoft. Quizás la mayor revisión que se ha hecho del mismo en mucho tiempo. Recién salido del horno, hacemos una revisión con sus cambios más sustanciales.

 

La interfaz Metro

Ya la conocimos con Windows Phone 7, el sistema operativo móvil que llegó hace exactamente dos años. Fue la punta del iceberg de los nuevos planes de Microsoft. En septiembre del pasado 2011, ya conocido Windows 8, pudimos ver su funcionamiento en una tablet para intuir que las pantallas táctiles tendrían un papel protagonista.

Así ha resultado ser. Y la interfaz de usuario Metro es la prueba de ello. El panel inicial compuesto por live tiles (algo así como ‘baldosas dinámicas), con un diseño enfocado a la interacción táctil más que con un ratón, las muestra en constante acción. La aplicación del tiempo muestra la previsión en directo sin tener que abrirla. Lo mismo sucede con la de mail, que dejará previsualizar remitente y asunto del último correo recibido, o con la del calendario, que enseñará nuestros próximos eventos.

Metro-Windows-8

Toda su pantalla, de hecho, está pensada para esta misma interacción táctil. Un buen ejemplo son las esquinas activas. Si deslizamos el dedo por la esquina superior izquierda, veremos las últimas aplicaciones abiertas (salvo en caso de cierre completo previo, como ocurre en el resto de sistemas operativos). Si lo hacemos por la esquina inferior izquierda, únicamente veremos la miniatura de la última aplicación abierta. Nuevas opciones para el usuario. Lo importante es que esta interfaz no es manejable únicamente con pantallas táctiles, Metro también puede manejarse con el ratón y el teclado. Eso sí, hay una limitación importante: para poder abrir las aplicaciones de Metro necesitaremos contar con una resolución de al menos 1024×768 píxeles. Un listón bajo, pero que no podrán superar muchos netbooks, ni pantallas o televisores que únicamente alcanzan 720p en vertical.

 

Windows RT y Windows 8

Principalmente, existen dos versiones del nuevo Windows, destinadas a diferentes sistemas de hardware. Por un lado, Windows RT, para equipos basados en arquitectura ARM. Una versión aligerada de Windows 8 que únicamente funciona con la interfaz Metro, y un sistema de gestión de archivos que será lo más parecido al clásico escritorio de Windows que podremos encontrar. Los equipos destinatarios de esta versión son smartphones y tablets principalmente. Si estáis pensando en la Microsoft Surface, es un caso aparte que explicaremos después. Sólo se le podrán instalar aplicaciones aprobadas por Microsoft en la Windows Store, y ciertas aplicaciones nativas aún no tienen alternativa. Lo normal, eso sí, es que poco a poco vayan saliendo nuevas compatibles. Muchas de ellas son versiones adaptadas, como el caso de Microsoft Office 2013 RT.

Windows-8-tablet

La versión mayor, Windows 8, está lista para equipos con procesador Intel. A su vez cuenta con otras dos versiones, la de 32 y la de 64 bits (según vaya a equipos con 1 o de 2 GB adelante de RAM, respectivamente). Por tanto, ordenadores de sobremesa y portátiles serían su destino principal. Windows 8 sí que podrá utilizar software de modelos anteriores como 7, Vista, o XP (salvo algunas excepciones). Es decir, podremos pasar de la interfaz Metro a la del escritorio clásico de Windows de manera instantánea, según cual queramos o nos convenga más utilizar.

Sin embargo, el caso contrario sí es posible. Aunque seguramente no de forma directa, podrás ejecutar aplicaciones desarrolladas para Windows RT en Windows 8 a través de algún tipo de emulador.

 

Windows To Go y Modo Espera

Una interesante característica de Windows 8, especialmente de cara al entorno laboral. Windows To Go permite almacenar todo el sistema operativo, aplicaciones y configuración del mismo en una pendrive USB. Así, podemos llevar este pendrive a otro ordenador y utilizarlo como si fuese el nuestro, sin necesidad de hacer instalaciones ni volcar el contenido a su disco duro. El único requisito de esta novedad es que el pendrive sea de al menos 32 GB.

Por su parte, el Modo Espera (o de espera conectada) permite que el equipo entre en una especie de modo reposo, pero pudiendo recibir actualizaciones (similar al Power Nap de OS X Mountain Lion), mensajes, etc. Enfocado especialmente al ahorro de batería, a prolongar la autonomía de nuestro equipo.

 

SkyDrive toma protagonismo

SkyDrive es el servicio de almacenamiento en la nube de Microsoft. Una nube a la que Microsoft otorga una gran relevancia en su último sistema operativo. Por ejemplo, permite que en su carpeta de fotografías se añadan todas las imágenes que tenemos en nuestra cuenta de Facebook, de Flickr, etc. Esto es configurable, y pueden visionarse de forma separada, añadir los servicios de forma más selectiva, etc. No sólo con fotografías está integrado SkyDrive, y es que Microsoft anima a sus usuarios a hacer uso del espacio disponible online.

Skydrive

La nube, uno de los últimos motivos de la guerra tecnológica entre marcas, ha hecho que cada gigante quiera hacerse con la suya. Apple con iCloud, Google con Google Drive y Microsoft con SkyDrive se han subido a esta tendencia para hacer frente (cada uno con más o menos posibilidades) a Dropbox, Box, Mediafire y compañía.

 

Microsoft Surface

Junto a Windows 8 en sus dos versiones, también será lanzada la otra gran apuesta de Microsoft, la Microsoft Surface. Es cierto que han llegado algo más tarde que la competencia al mercado de las tablets, pero lo han hecho sabiendo cómo innovar y presentar algo que merezca una atención especial. Es importante señalar que las dos versiones diferentes de Windows (RT y 8) que se presentan, también dejan su huella en la Surface. Y es que habrá dos modelos esenciales, con diferentes arquitectura y precios, según la versión que queramos usar.

Microsoft-Surface-05

Por un lado, la versión con Windows RT, con capacidades de 32 o 64 GB, un grosor de 9,3 mm, y un precio inicial de $499. Como indica el modelo de Windows que lleva, sólo podrá correr las aplicaciones de la Windows Store, y no pasará de la interfaz Metro ni permitirá instalar aplicaciones de escritorio. Es una tablet con un sistema operativo móvil.

Por el otro, la versión con Windows 8 Pro, con arquitectura x86, capacidades de 64 o 128 GB, un grosor de 13,5 mm, y un precio inicial que oficialmente es desconocido todavía. Este modelo sí que permitirá usar aplicaciones de escritorio, y será un portátil en formato tablet, para bien y para mal. Como aspectos positivos, su ligereza, su manejabilidad, su conectividad (USB 3.0, SDXC…), y sobre todo su potencia, con su procesador i5. Hablamos de una tablet en la que podremos manejar aplicaciones profesionales o juegos de PC. Esto último es un arma de doble filo, ya que encontramos como aspectos negativos especialmente uno: que una tablet, con su pantalla táctil, no es el mejor soporte para emplear aplicaciones completas. Pero consideramos por encima de todo a Surface con Windows 8 como un dos en uno, una tablet con sistema operativo móvil en cuanto a usos básicos (correo, redes sociales, fotografías y vídeos…), y un portátil capaz de abrir Autocad o Diablo III.

Podéis encontrar toda la información y novedades de Windows 8 en la serie de entradas de Gizmología: Descubriendo Windows 8.

 

FUENTE: ALT1040

 

Las claves de Windows 8

Exploring-Windows-8

Microsoft ha estado celebrando en Ámsterdam una serie de eventos relacionados con Windows 8 y todos los detalles que ha ido añadiéndole estos últimos meses. Muchos de los detalles ya los conocíamos, pero otros son completamente nuevos y la cantidad de pequeños trucos y mejoras que han incluido en Windows 8 es sencillamente impresionante.

Veamos primero las que para Microsoft son las claves de Windows 8:

  • Movilidad: para nadie es un secreto que Windows 8 es una apuesta fuerte por las tablets sin perder de vista el escritorio. La movilidad es, por primera vez en la historia de Windows, una de las claves.
  • Experiencia táctil: Unido a esa movilidad, las propiedades táctiles son también uno de los pilares en los que se apoya Windows 8. No es ni mucho menos la primera vez que podemos controlar Windows mediante una superficie táctil, pero sin duda nunca se había podido hacer así de bien.
  • Conectividad: Windows 8 incluye opciones avanzadas de conectividad, no sólo las tradicionales sino también enfocado en conexiones móviles por ejemplo.
  • Conectar: Las aplicaciones en Windows 8 se complementan y se “hablan” entre sí para mejorar y ampliar sus funcionalidades.
  • Personas: El propio usuario y sus contactos son otra parte importante, todo el sistema está diseñado para poder compartir contenido fácilmente desde cualquier lugar.
  • Home & Enterprise: Al igual que sus antecesores esta versión de Windows está enfocada tanto para el hogar como para la empresa. Hay serias dudas, y aquí entramos ya en el terreno personal, de que en el terreno empresarial la interfaz Metro vaya a funcionar igual de bien, y en su lugar que utilicen continuamente la antigua interfaz de Windows 7.

 

La experiencia de Windows 8

Junto con las claves, Chaitanya Sareen, el equipo de Windows 8 User Experience ha mostrado todo el poderío de Windows 8 en acción, especialmente el comportamiento y la fluidez de todo el sistema del que hay que admitir que a pesar de estar aún en fase preview funciona de manera impecable.

Internet Explorer 10 en Metro ha sido una de las primeras demos, junto con el desbloqueo por patrón del que ya hablamos, y en el que Microsoft ha incorporado algunas novedades interesantes. Por ejemplo, en aquellos artículos que aparezcan “paginados” o en un blog donde aparece en la parte de abajo una serie de páginas, de números, podemos movernos entre ellas sin tocar los botones simplemente deslizando el dedo hacia delante o hacia detrás. De manera similar a como funciona navegar hacia adelante o hacia atrás en Safari en OS X con el trackpad pero aplicado a la paginación de contenido.

En Internet Explorer también aparece una columna en el lado derecho donde irán apareciendo las aplicaciones compatibles para compartir contenido y así poder compartir, directamente desde el navegador, las distintas páginas para enviarlas por email o twittearlas.

La interfaz Metro, y ahora hablamos ya de cualquier aplicación en general es otra de las claves. Por ejemplo, en un libro de recetas podemos añadir una directamente a la cuadrícula del menú principal para tener la información y los ingredientes a simple vista.

Semantic Zoom es un zoom que se activa con los dedos y que ofrece por orden alfabético para acceder al contenido más rápidamente. Otras funciones como deslizar el dedo desde el borde izquierdo hacia dentro para cambiar entre aplicaciones lucen increíblemente fluidas.

Pare cerrar una aplicación simplemente arrastramos la aplicación desde el borde superior hacia abajo, ambos gestos se sienten naturales y fáciles de aprender y mecanizar, el típico gesto que una vez asimilas ya no puedes dejar de usar.

 

Windows 8 en ordenadores de escritorio

Una de las principales críticas más sonadas por el momento a Windows 8 es que está quizá demasiado inclinado hacia el lado de las tablets. Así pues ¿Qué sucede con aquellos que prefieran evitar la interfaz Metro? ¿Qué ocurre cuando tenemos que utilizar Windows 8 con un ratón y un teclado?

Lo que en tablet eran bordes activos y para cerrar arrastrábamos de abajo arriba con ratón se convierten en esquinas. Como muchos sabréis el botón de Windows clásico desaparece en Windows 8 pero simplemente acercando el cursor a la esquina inferior izquierda se abre la interfaz Metro que puede entenderse como el nuevo y vitaminado menú de inicio en Windows 8.

El principal problema de esto, a la espera de probarlo de manera más intensiva, es que se pierde la experiencia unificada de usuario al cambiar entre táctil y ratón.

Para moverse entre los distintos paneles de la interfaz Metro de izquierda a derecha o de derecha a izquierda ya no es necesario hacer scroll o arrastrar la barra de desplazamiento de la parte inferior (aunque la opción sigue disponible), simplemente colocando el cursor o haciendo intención de ir a un lado o a otro, el menú se desliza automáticamente.

El tiempo de arranque en un Samsung Series 9 con disco duro SSD (importante detalle), el arranque es de apenas unos segundos, un grandísimo punto a favor. En este tipo de ordenadores que montan su propio trackpad podemos usar también los bordes para lanzar los laterales activos.

Se ha mejorado muchísimo también toda la funcionalidad con varios monitores, especialmente porque en el área que divide ambos espacios de trabajo, que en cualquier otro sistema operativo o en anteriores versiones de Windows, existe una continuidad entre ambos espacios de trabajo. En Windows 8 sin embargo se añaden unas pequeñas “barreras” virtuales que permiten lanzar las mismas esquinas activas que tendríamos con un sólo monitor.

 

Tienda de aplicaciones de Windows 8

Un sistema de reparto de beneficios del 70%-30% para el desarrollador, y Microsoft ha prometido que recompensará de diversas maneras a aquellos desarrolladores que creen aplicaciones realmente populares y que ayuden al crecimiento y popularización de la tienda.

Está dividida por categorías y al instalar cada aplicación en una columna al lado izquierda se detallan todos los permisos que la aplicación necesitará y a qué nos pedirá acceso, como por ejemplo una conexión a internet o acceso a nuestros contactos.

Cada vez que compramos una aplicación y se completa la descarga y la instalación de la misma aparece una notificación que nos avisa de que ya podemos usarla. Otra de las grandes características y de la que ya habíamos oído hablar es sobre la posibilidad de probar aplicaciones de manera gratuita para decidir si queremos comprarlas o no, algo de lo que debería aprender todas las demás tiendas de aplicaciones.

 

Muy cerca de la versión final (aunque nada nuevo)

La sensación general, tanto a nivel de acabado y pulido del sistema como la impresión que da Microsoft hacia afuera es que queda poco, muy poco, para que Windows 8 llegue al gran público, la verdadera prueba de fuego y que decidirá si todos estos cambios son el camino a seguir (que en mi opinión lo es) o si ese cambio es demasiado radical para todo ese núcleo duro de usuarios que lleva usando Windows y su escritorio desde el principio.

Como principal punto en contra, Microsoft hoy no ha presentado realmente nada que no supiésemos. Algún detalle aquí, otro detalle allá, pero ni muchísimo menos novedades radicales que no hubiésemos visto hasta ahora, otro motivo más para pensar que nos encontramos cerca de la versión final pero una lástima que no guarden un as final en la manga.

 

FUENTE: ALT1040

 

Windows 8 Vs. Windows 7, comparativa frente a frente

windows-8-contra-windows-7

Aunque todavía es algo pronto para hablar del rendimiento de Windows 8, teniendo en cuenta que todavía faltan meses para que llegue la versión definitiva, la salida de la versión previa de este sistema permite hacerse una idea general sobre esta plataforma que llegará al mercado para recoger el testigo de Windows 7. El legado del sistema operativo más rápidamente vendido de la historia de Microsoft es un reto de una importancia capital, y Windows 8 ya ha presentado algunos argumentos para lograr convencer al público. Te presentamos una primera comparativa entre los dos sistemas en sus aspectos principales.

 

Interfaz.

Este es el principal cambio al que nos tendremos que enfrentar a la hora de optar por Windows 8. El sistema supondrá una ruptura con lo que hasta ahora hemos visto en Windows, alejando su foco principal del escritorio. La interfaz Metro (que se puede ver en la imagen superior) divide las distintas aplicaciones y accesos directos del sistema en bloques que se distribuyen en la pantalla. Se trata de una interfaz inspirada en Windows Phone y que está diseñada para satisfacer dispositivos con capacidades táctiles (aunque su uso con el ratón es bastante ágil).

Las principales ventajas de esta interfaz es que los elementos principales del sistema cuentan con una gran visibilidad (los bloques también sirven como alertas para mostrarnos aspectos como los correos recibidos o las novedades en las redes sociales). Precisamente, aquellos usuarios que utilicen a menudo Facebook o Twitter serán seguramente los que más valoren la nueva interfaz, ya que su integración es francamente buena.

 

Escritorio

Aunque Microsoft haya dado un gran paso para desviar el foco a una interfaz fuera del entorno de escritorio al que estamos acostumbrados, el escritorio pervivirá en forma de una aplicación más dentro de Metro. El interior de esta aplicación será prácticamente igual al que ya conocemos, salvo por un detalle que, no obstante, puede resultar decisivo: se abandona el menú de inicio de Windows.

Con esta decisión, Microsoft obliga al usuario a adoptar progresivamente la nueva interfaz principal si quiere contar con Windows 8, ya que el vacío de este menú se debe llenar con la nueva forma de navegar. La transición muchas veces resultará difícil y aunque después se comienzan a encontrar aspectos positivos, no recomendaría a aquellos usuarios que van a utilizar de manera casi exclusiva el escritorio que apostaran por Windows 8.

Una de las formas de paliar esta falta está en el menú de comandos avanzados, que aparece si apretamos con el botón derecho del ratón en la esquina inferior izquierda. A través de él se puede llegar al panel de control o al desinstalador de programas.

windows-8-contra-windows-7-021

 

Explorador

Dentro del nuevo escritorio de Windows 8, otra de las diferencias que encontraremos será la del navegador. Aunque la base es la misma, en la parte superior nos encontraremos una barra de herramientas similar a la que incorporó Microsoft en las últimas versiones de sus herramientas de ofimática Office. La barra Ribbon, muy visual y con los iconos grandes. Su uso es bastante intuitivo y los iconos están mejor repartidos que en el caso de la de Office. No obstante, es cuestión de gustos.

Lo que sí supone un avance interesante es la gestión de las transferencias de archivos. Con Windows 8 podemos transferir varios archivos o conjuntos de archivos diferentes desde una misma ventana, e incluso se puede controlar la prioridad de cada transferencia, pausar las transferencias o ver la velocidad que llevan.

windows-8-contra-windows-7-03

 

Multitarea

La base de la multitarea en los dos sistemas es similar. La forma más sencilla de manejarnos entre aplicaciones estriba en apretar “Alt+Tab” e ir variando entre las diferentes opciones. No obstante, Windows 8 incorpora una franja lateral en la zona izquierda de la pantalla (basta con mantener el ratón en la esquina superior derecha y luego bajar hacia abajo) en la que aparecerán en forma de miniaturas las diferentes aplicaciones abiertas. Cuando hacemos clic en ellas se colocan en la pantalla. Si utilizamos de manera habitual una sola aplicación en la pantalla, este sistema no supone un gran avance.

Cuando realmente cobra sentido es si aprovechamos la capacidad de dividir la pantalla para dos aplicaciones con la que cuenta Windows 8. El sistema nos permite colocar una aplicación a “pantalla completa” y la otra en una franja alargada a la izquierda o a la derecha de la pantalla. Y en este caso, podemos arrastrar la miniatura a la izquierda o a la derecha de nuestro panel para situar la aplicación donde queramos y después jugar con la posición de las aplicaciones. Resulta una opción bastante atractiva para aquellos usuarios que suelen utilizar muchas aplicaciones a la vez.

 

Rapidez y requisitos del sistema

Windows 8 mejora la rapidez de inicio que se consigue con Windows 7, aunque en las pruebas que hemos realizado esta mejora no llega a ser muy grande (estamos pendientes de llevar a cabo la misma prueba con una tarjeta SSD incorporada, ya que hasta ahora solo se ha realizado con un disco duro). Un gran acierto que está tras Windows 8 es que el sistema operativo funciona con los mismos requerimientos del sistema que tenía Windows 7. No obstante, nos ha llegado el comentario de un lector avisando de que no ha podido instalar Windows 8 a pesar de tener Windows 7 por no ser un “ordenador compatible”, así que es probable que Microsoft se haya aventurado demasiado rápido a la hora de anunciar esta compatibilidad íntegra.

microsoft_surface_02

Versatilidad

La nueva interfaz de sistema va a traer consigo que los fabricantes puedan trabajar con dispositivos de muy diversa índole. La apertura hacia el mundo táctil facilitará los esfuerzos creativos de las diversas marcas, y podremos dar un paso más en el campo de la integración. Los primeros equipos anunciados con Windows 8 se han sumado a la moda de los equipos híbridos entre tablets y portátiles, el último de ellos Microsoft Surface, la primera tableta convertible diseñada por Microsoft.

 

En definitiva, todavía es pronto para tratar algunos aspectos que requerirán comparativa entre Windows 7 y Windows 8, como por ejemplo la estabilidad del sistema o su rendimiento general. ¿Qué te ha parecido la comparativa y en general Windows 8? ¿Crees que hay algún aspecto importante que se haya dejado sin tocar?

 

FUENTE: tuexperto.com

 

Windows 8 permitirá elegir entre dos interfaces

windows8-interfaz-01

Una de las principales características de Windows 8 va a ser la capacidad de personalización. Los usuarios van a poder modificar su aspecto. De hecho, ya durante la instalación, podrán elegir entre dos tipos de interfaz de escritorio. La que el programa va a ofrecer en un primer instante, por defecto, es la más conocida según lo publicado hasta el momento, pero será posible elegir una segunda, con un aspecto muy atractivo. Está diseñada sobre colores donde domina el azul, y tiene un menú que el usuario puede personalizar.

Esta selección se podrá hacer únicamente durante la primera instalación del sistema operativo. El interface por defecto permite elegir entre dos aspectos, uno más tradicional similar al que estamos acostumbrados en los últimos sistemas operativos de Microsoft, y el segundo que recibe el nombre de Metro. Es más revolucionario, y tiene un aspecto menos Microsoft. Es ese mosaico con íconos de talla variable, y que se ha creado sobre todo pensando en los teléfonos móviles y los ordenadores tablet.

windows8-interfaz-02

El escritorio Metro tiene bastantes capacidades de personalización. Por defecto, presenta un fondo de color verde, pero el sistema incorpora ocho estilos nuevos con diseños sutiles. Algunos están basados en curvas, otros diseños están en líneas y cuadrados. Lo que todavía no ha conseguido el clamor popular es que los de Redmond permitan cambiar la pantalla de arranque por una imagen personalizada del usuario. Tiene que ver con la posibilidad de cambiar el tamaño de os iconos o “tiles”. Microsoft le está dando una importancia extrema al aspecto visual de su próximo sistema operativo.

Por eso, aparte de todas las capacidades de personalización, está incorporando capacidades de adaptación inteligente, ahora imprescindibles, siempre y cuando los equipos donde se instale tengan los sensores pertinentes. El soporte de sensores de Windows 8 incluye adaptación automática del brillo de la pantalla para que el escritorio se vea correctamente en cualquier situación de luz, y rotación automática del escritorio, para la instalación en dispositivos portátiles, sobre todo en los ordenadores tableta. El sistema está preparado para trabajar con acelerómetros, magnetómetros y giróscopos, y será capaz de combinar y procesar simultáneamente la información estos tres tipos de sensores.

 

FUENTE: tuexperto.com