Etiqueta: calentamiento

Guía para no equivocarse comprando un televisor

guia-televisor

Muchos usuarios aprovechan las Navidades para regalar (o regalarse) un nuevo televisor. La oferta disponible es impresionante, los precios se han moderado considerablemente  y, en ocasiones, puede ser muy complicado elegir la mejor opción. En este artículo repasamos algunos puntos clave que os pueden resultar muy útiles a la hora de decidir qué televisor elegir.

 

¿LED, LCD o plasma?

Probablemente esta se una de las primeras preguntas que se hace cualquier usuario antes de elegir un televisor. En nuestra opinión, con los precios actuales merece la pena olvidar el LCD tradicional (en realidad, el LED también es LCD). El plasma empieza a ser competitivo en cuanto la diagonal supera las cuarenta pulgadas, así que si estás buscando una pantalla de gran tamaño a buen precio tendrás que descartar el LED. Por debajo de ese tamaño prácticamente no hay alternativas en plasma, así que también podemos eliminarlo de la ecuación.

Si dejamos a un lado el presupuesto y hablamos de calidad de imagen el debate puede hacerse interminable. Tradicionalmente el plasma se ha recomendado a usuarios que valoran mucho la suavidad de reproducción y la fidelidad de color, especialmente con los tonos más oscuros y las transiciones, aunque también es cierto que el LED ha experimentado una evolución considerable en los últimos años.

 

[important]Afortunadamente, los mitos que rodeaban a las pantallas de plasma ya son parte del pasado[/important]

 

Aunque resulta muy complicado y terriblemente injusto generalizar pensamos que los amantes del cine y usuarios exigentes deberían mirar un televisor de plasma mientras que los que quieran un televisor más polivalente para ver la TDT, conectar el PC o disfrutar al máximo de su consola pueden considerar el LED como mejor opción. Lo que sí debemos dejar claro es que los mitos relacionados con el plasma (retenciones en la imagen, consumos excesivos, calentamiento) ya son parte del pasado.

distancia-televisor

 

¿Qué tamaño de televisor necesito?

Personalmente suelo responder a esta pregunta con “más de lo que estás pensando”. En la tienda, todos los televisores parecen demasiado grandes para nuestro salón pero, teniendo en cuenta que vamos a ver casi todo en alta definición (o casi, en el caso de la TDT HD) no deberíamos comprar nada por debajo de las 37 pulgadas para una distancia de visionado de 2,5 metros o superior.

 

[important]En la tienda todos los televisores parecen demasiado grandes[/important]


Es evidente que si nuestro salón es muy pequeño o el televisor que queremos comprar irá destinado a una segunda estancia debemos reducir la diagonal para que no resulte incómodo, aunque no recomendamos bajar de las 26 pulgadas excepto en casos muy concretos. Podéis ampliar esta información consultando nuestra guía para comprar un segundo televisor.

 

¿Merece la pena comprar un televisor 3D?

Como hemos repetido en varias ocasiones, uno de los grandes problemas de la televisión en 3D es la falta de contenidos. Hay muy pocos canales que emitan en 3D, los directos brillan por su ausencia y el catálogo de películas muy reducido. De todas formas, casi cualquier televisor de gama alta incluye el 3D de serie.

Aunque el 3D no sea una prioridad, en ocasiones es interesante hacer el esfuerzo si no hay una gran diferencia de precios (como ocurre actualmente). Los televisores capaces de ofrecer contenido 3D soportan elevadas tasas de refresco (de 120 Hz en adelante) e incorporan procesadores de imagen de gran calidad, algo muy importante si nos gusta ver deporte o películas repletas de acción con la máxima suavidad y sin saltos.

SmartTV

 

No pagues más por servicios que no vas a usar

Las SmartTV están de moda y muchas campañas de publicidad se centran en vender las bondades de tener nuestro televisor conectado a Internet. Lamentablemente, en la práctica la experiencia de usuario debe mejorar considerablemente en los próximos años. Aunque hay marcas que tienen mejor resuelto este apartado que otras, los servicios relacionados con Internet no deberían ser un factor decisivo la hora de elegir un televisor.

Algo parecido ocurre con los sistemas de control por gestos o por voz. Son geniales para enseñárselos a las visitas pero, en la práctica, en la mayoría de ocasiones acabaremos por recurrir a la precisión y rapidez del clásico mando a distancia.

 

La importancia de la conectividad

Es probable que el nuevo televisor se convierta en el centro de tu hogar digital y, por ello, unas completas opciones de conectividad son fundamentales a la hora de sacarle el máximo partido. No compréis nada con menos de tres puertos HDMI (mejor cuatro), puerto USB y toma Ethernet (aunque tenga WiFi, el rendimiento será mucho mejor por cable).

hdtv-hdmi-cable

No gastes más de 15 euros en un cable

En el mundo digital, los cables no son un aspecto demasiado importante (a diferencia de lo que ocurría en el analógico). Cualquier cable HDMI con un mínimo de calidad (unos 15 euros) te ofrecerá la misma calidad que otro que cueste hasta diez veces más y te puede durar años sin ningún problema.

 

Lo último no tiene por qué ser la mejor opción

La feroz competencia que vive este mercado obliga a los fabricantes a renovar sus modelos cada pocos meses y los usuarios podemos aprovecharnos de ello. En ocasiones, vale la pena echar un vistazo a los modelos del año pasado, averiguar dónde tienen existencias y obtener prácticamente las mismas prestaciones a un precio notablemente inferior.

 

Antes de comprar, pruébalo de verdad

Es una obviedad pero, en la práctica, la mayoría de usuarios no prueban el televisor a conciencia antes de comprarlo. Puede ser una buena idea llevar a la tienda un DVD (o mejor un pendrive con contenido en HD) que conozcamos y ver cómo se comporta el televisor en las escenas más complicadas, donde hay mucha acción o en transiciones de imagen complejas. No es recomendable hacer las pruebas con películas de animación (muchas tiendas las utilizan) porque se ven “perfectas” con casi cualquier televisor.

No conviene limitarse a valorar solo la calidad de imagen: detalles como un mando a distancia de calidad, la distribución de los conectores, la calidad de sonido o un sistema de menús intuitivo pueden marcar diferencias entre dos modelos parecidos así que os recomendamos dedicar unos minutos a valorar también estos aspectos.

 

FUENTE: MuyComputer

 

Nuevo iPad, cinco razones para no comprarlo

nuevo-ipad

Después de haber dado las razones por las que el nuevo iPad puede considerarse, para ciertos usuarios, una buena opción (y quien sabe, 3 millones de americanos no pueden estar equivocados) nos volvemos a poner la chaqueta crítica para ver aquellos aspectos no tan brillantes que desaconsejan hacer cola hoy por el nuevo tablet de Cupertino. Aquí se pudo leer la opinión personal de este redactor horas después de la presentación del nuevo tablet de Apple. Semanas después me reitero en todas y cada una de ellas, tanto en las optimistas, pero sobre todo en las más escépticas a las que puedo incluso añadir alguna más.

El nuevo iPad es la compra recomendada para aquellos que no tengan un tablet, sin duda, pero no lo es para los que ya tienen, si hablamos de los aficionados a la marca, un iPad 2, y con muchos matices, puede llegar a ser interesante para los que tienen el primer tablet de Apple. En este sentido, estos matices están directamente relacionados con el bolsillo del comprador y el rompedor precio al que se ha quedado el predecesor del nuevo iPad, con una cifra que parte de los 399 euros para su versión 16 GB WiFi.

 

El precio del iPad 2, el principal competidor

Precisamente, el precio al que se ha quedado el iPad 2 es la primera razón por la que cuestionarse la compra del nuevo iPad. Con un descuento de 100 euros en todas sus versiones, el anterior tablet de Apple no tiene mucho que envidiarle al nuevo iPad, aunque carezca de la pantalla Retina y el chip A5X, ambos elementos aún por explotar por los desarrolladores de apps. Que por otra parte, dudamos que se olviden de las varias decenas de millones de iPad 2 vendidos a la hora de compatibilizar sus programas.

 

Una CPU más potente sí, ¿pero para qué?

Es por ello que el, supuesto, rendimiento superior de su CPU no es un factor determinante para la compra, y la segunda de las razones para pensárselo dos veces. ¿Realmente habrá aplicaciones que no puedan moverse con el iPad 2? De nuevo, lo dudamos. Es probable que sea necesario para gestionar las que vengan a resolución completa para la nueva pantalla, pero seguro que habrá versión para el iPad 2 que tan bien se ve, y que tendrán las mismas funciones.

 

Más resolución, apps más pesadas ¿16 GB es un modelo viable?

En este sentido, uno de los detalles que ha surgido después de la presentación ha sido, precisamente, el peso de estas nuevas aplicaciones, tercera razón, y nunca mejor dicho, de peso. Incluso se ha hablado de que Apple debería quitar el límite para la descarga de 30 MB sobre red móvil ya que, una app actual que actualizara sus gráficos a la pantalla retina aumentaría en un 30%/40%. Si pensamos en el despliegue gráfico de un juego, puede que quien elija el modelo de 16 GB tenga muy poco espacio para guardar fotos, música, vídeos en 1080p y aplicaciones…y ya no hablemos entonces de un tablet de 499 euros, sino de 599 euros para empezar a ser interesante.

 

Calentamiento, WiFi, etc. muchos problemas y aún no ha empezado

Problemas, problemas y más problemas. El iPad, pese a sus ventas y sus previsiones, es el tablet de Apple al que le están saliendo más achaques. Calentamiento, problemas de conexión con el WiFi e incluso un LTE, una de las funciones estrella, que parece que no será compatible con el estándar 4G que se instaurará en Europa hacen ver con muchos mejores ojos la fiabilidad que ha mostrado el iPad 2, aun también con alguna pega (fugas de luz) pero menos llamativas o preocupantes.

 

La cámara, bonita anécdota pero no un elemento rompedor

Finalmente, la cámara iSigth. Vale que es la del iPhone 4 con las lentes del iPhone 4S pero ¿alguien va haciendo fotos con un iPad por la calle? Y si lo hace es que no tiene amigos que le digan lo ridículo que se ve. Una cámara posterior mejor en un tablet no puede ser una razón de compra, y de hecho, la presentación de las funciones de iPhoto se hizo con fotos de cámaras Nikon. Vamos, que la excusa viene a ser que con menos calidad, la Pantalla Retina no luciría con las fotos del tablet, punto. Otra cosa muy diferente sería que la frontal hubiera subido de los ya paupérrimos 0,3 MP, o lo que es lo mismo, calidad VGA, de la frontal. Y para eso ¡ya tengo la del iPad 2 que no sólo es igual, es la misma!

 

En definitiva, Apple este año puede que venda muchos “nuevos iPad” y seguro que vuelve a reventar el mercado con la renovación de los que tenía el primer iPad y aquellos que no tenían tablets o no les habían seducido otras propuestas del mercado, pero si tienes un iPad 2, te puedes ahorrar el esfuerzo.

 

FUENTE: MovilZona